Maran atha - tercer milenio (Brotes de olivo)

Acrecienta, Dios, el hambre que nos aumente la fe,
y no permitas jamás que se apague nuestra sed.

Ante el milenio que viene diremos: "¡Maran atha!"
Ven a nosotros, Señor, y trae contigo la paz.

No distraigas tu llegada que, a veces, falta paciencia,
y genera tal violencia que la esperanza se apaga.

Es urgente que esperemos del hombre, en su bondad
y hasta el final confiemos que sin límite amará.

Pues así, tú lo quisiste con tu espíritu y verdad,
y por ello te decimos: "¡Ven pronto, Maran atha!"

Con fe, amor y esperanza sembramos tercer milenio
y entonces veremos viva la vida del Evangelio.

Reinará ya la justicia de Dios y, de amor, su plan,
y no hará falta decir: "¡Ven, Señor, Maran atha!"