¿Quién mató al autor de la vida? (Brotes de olivo)

Mata al autor de la vida quien la canta y no la vive,
pues si no se vive el canto, lo que se canta prescribe.

Y da vida aquél que canta haciendo presente a Dios,
porque al vivir sólo quiso dar vida a lo que cantó.

Tan sólo vale la vida, la vida y la intención;
la vida aunque te confundas, el caer no es un error.

Muchos, por no equivocarse, no salieron de su yo
y cuanto en él de Dios hubo, sin frutos con él murió.

Quienes no hicieron camino tomaron camino andado,
caminaron sendas viejas buscando el amor ansiado.

Cuando algo no se encuentra en aquello conocido
sólo nos queda buscar, al único que es Camino.

Pidiéndole que nos muestre de la vida, otras cosas,
que nos cambie y nos transforme de gusano en mariposa.

Que no cante sin vivir, que no viva sin cantar,
porque cuando canto entiendo cómo Dios me pide amar.