Y vio dios que era nuevo (Brotes de olivo)

Las flores se visten de pasión, los cielos oscurecen su celeste,
los cantos toman tono de dolor, los rostros de los hombres languidecen.

Los niños sólo juegan a vencer, el joven ya no vive ningún riesgo,
los padres ya no saben qué hacer y el fin ansían ver todos los viejos.

Y es porque todo lo que hizo Dios y dio por bueno,
se ha ido alejando de su creador y está muriendo.

El mal comienza a sentirse mal y ya no quiere ser tan negro el negro,
la muerte ya no quiere más morir y del morir la vida va emergiendo.

El niño reclama su inocencia, el joven se rebela ante lo incierto,
el Padre está dispuesto a dar la vida porque todos, siendo uno, estén viviendo.

Y es porque todo lo que hizo Dios y dio por bueno
tan sólo puede tener un buen fin, a Dios volviendo.

Las flores que vistieron de pasión, en tonos de alegría se convierten,
los cantos han cambiado su tonar y el alma de los hombres reverdece.

Los verdes bosques vuelven a ser verdes, resurgen fieras que desaparecen,
los seres todos cantan a su Dios y toda la creación a su Dios vuelve.

Y es porque todo lo que hizo Dios y dio por bueno
resucitó allí donde murió y se hizo nuevo.