Fieles a quién (Brotes de olivo)
(Mt 12, 30)

Quieres ser sal de la tierra y pisoteas mis mandatos,
te olvidas de mi justicia y a mí extiendes las manos.

Sólo buscas mi Palabra para serenar tus días,
sin que la tomes en cuenta como fuente de la vida.

Así es porque así es, no es mera interpretación.
A lo que Dios nos plantea se le dice sí o no.

Nada excusa la tibieza tratándose de mi plan.
Si no sois luz de mi vida todo en sombras estará.

Miedo me da comprobar lo fácil que os desviáis.
Matáis el plan que os propongo y por nada os inquietáis.

Parece como si el mal haya tomado el control,
siendo fieles a su plan e infieles al de mi amor.