Dame un guía (Brotes de olivo)
(Hch 8, 31)

Dame alguien que me guíe, un guía que no sea ciego,
un guía que a ti me lleve, y así pueda comprender cuál es en mí tu Proyecto.