Punta de lanza (Brotes de olivo)

Se necesita una punta de lanza que hiera la materia de esta tierra,
que ame lo que enterraron los hombres y coloque en el lugar que debiera.

Que por opción cante a la pobreza y a la cruz como árbol de la vida,
y que su vivir proclame a los hombres que Cristo los ama, no los olvida.

Voz que grita en el desierto, luz que anuncia la Palabra,
sal que evita corrupción, somos la punta de lanza.

Es la vida del Dios Padre que llegará hasta sus hijos.
Somos la antorcha de Dios, anunciando sus caminos.

Queremos ser el relevo de las penas, queremos ser anuncio de algo nuevo,
de aquello que jamás la gente supo, de Dios queremos ser su mensajero.

De barro que no sirve para nada, pero que vale en manos del alfarero.
Por amor nos ponemos en camino, a gritar, como Juan, en el desierto.