Mujer nazarena (Brotes de olivo)

Cuerpo y alma me han donado que no son del todo míos.
Si son míos yo los mato, si de otros, Cristo vivo.

Si yo digo "tengo, tengo", creo ser dueño de algo,
mas tan sólo somos dueños cuanto todo hemos dejado.

Yo no amo porque quiero, ni lo hago haciendo un alto
El amor corre y no para, se niega a estar atado.

Torna lo pequeño en grande y en calor lo que está helado,
ilumina lo sombrío y si no, mi amor es falso.

En la cruz María estuvo, no tan sólo contemplando.
El dolor sintió en su adentro y el desgarro de los clavos.

Puedo pasarme la vida acompañando un sagrario,
y vivir lejos de Cristo, en los hombres encarnado.