Toma tu cruz y sígueme (Brotes de olivo)

Si amas tu vida la perderás, y si la aborreces te salvarás.

Quien busca a Cristo y se busca, viviendo está entre dos fuegos:
el suyo que mata el alma y de él, al fuego eterno.

Si quieres seguirme, ven, pero negando tu cuerpo.
Toma contigo tu cruz y, en ti, estoy viviendo.

Si buscas las cosas del mundo, pierde mi vida tu cuerpo.
Si buscas tan sólo mi vida, entro yo en ti por entero.