¿Dónde está tu tesoro? (Brotes de olivo)

No atesores en la tierra, donde la herrumbre corroe,
donde los ladrones roban y la polilla carcome.

Atesora en las alturas, allí la herrumbre no existe,
la polilla no devora y el ladrón de Dios se viste.

Confiaos en la vida, esperad siempre en Dios;
al crearte ya te amaba, y en tu vida Él confió.

No hay fortuna más grande que esperar siempre en Dios,
y si en Dios tú confías, Él vive en tú corazón.

No te preocupe tu vida, el vestido o alimento,
es más la vida que el pan, y que la ropa, el cuerpo.

El ave nunca sembró, ni recogió en graneros.
El Dios Padre lo alimenta: sois vosotros más que ellos.

Tu tesoro puede estar en el cielo o en arcón,
y donde está tu tesoro, allí está tu corazón.

No hay riqueza más grande que el tesoro de tu amor,
es tesoro que no muere porque es riqueza de Dios.