El reino está cerca (Brotes de olivo)

Juan Bautista se acercaba hasta la gente diciendo:
"¡Convertíos!, que ya está muy cerca el gran Reino de Dios".

Isaías nos ha dicho: "Preparad la senda del Señor.
Haced rectos sus caminos"; clama en el desierto su voz.

Los hombres de Jerusalén se acercaban al Jordán,
donde Juan los bautizaba para sus culpas quitar.

Al venir los fariseos les habló de esta manera:
"¡Raza de víboras sois! Frutos dad de penitencia.

Y aunque tengáis ilusiones de que Abrahán es el padre,
Dios puede hacer de las piedras hijos suyos. ¡Escuchadme!

En el árbol ya está el hacha puesta sobre la raíz.
La rama que no de fruto, quemada será por vil.

Yo os bautizo con agua por quitaros el mal signo,
mas quien detrás de mí viene, de descalzarle, no soy digno.

Con el Espíritu Santo y fuego bautizará.
Tiene en la mano el bieldo y su era la limpiará.

Recogerá los trigos de sus graneros repletos,
pero quemará la paja, con inapagable fuego".

¡Convertíos!