Las bodas de Caná (Brotes de olivo)

A una boda Cristo fue y María iba con él,
a Caná de Galilea un milagro iba a hacer.

En las fiestas de la boda todo es felicidad,
mas el vino que han traído pronto se va a acabar.

María a Jesús se acercó. "No tienen vino, ¿qué vas a hacer?"
"A ti y a mí qué, mujer. No ha llegado aún mi quehacer".

Mas la madre dijo a los siervos: "Haced lo que os diga él".
Jesús dice a los criados: "Seis tinajas acá traed.

Echen agua en las tinajas, dejándolas colmar;
pronto tendremos el vino y al maestre presentar".

Los criados llevan vino hasta el vinador
y el maestre, extrañado, al esposo llamó.

"Se estila en todo lugar dar lo bueno, luego el mal.
Y en esta boda encontré lo mejor para el final".

En Caná de Galilea un milagro obró;
fue el primero de los muchos que haría el Señor.