La vid y los sarmientos (Brotes de olivo)

Yo soy la vid verdadera, soy vińador.
A quienes viven conmigo, les tengo amor.

El sarmiento da fruto unido a la vid,
si tú vives conmigo, yo viviré en ti.

Si te vas de mí, nada haré por ti,
al vivir en mí, yo seré de ti.

Como el Padre me ama, os amo yo.
Si guardas mis mandamientos, vives mi amor.

Como guardo el mandato que a mí se me dio,
permanezco en el Padre, yo vivo en su amor.

Tú serás feliz al vivir en mí,
tú tendrás mi amor al vivir en Dios.