El juicio de Cristo (Brotes de olivo)

¡Salve, Rey de los Judíos!, ningún delito encuentro en ti,
porque nada tú has hecho ¡vas a morir!

Te han coronado de espinas, de loco te han puesto el manto.
Al pueblo dice Pilatos: "Ved como Cristo ha quedado".
"¡Crucifícale! ¡Crucifícale!"

Al pueblo ha sido entregado, han apresado a Jesús,
y en su espalda le han cargado con el peso de la cruz.

Es tu pecado y el mío, tu maldad, mi ingratitud,
hemos huido a la tiniebla, no queremos ver la luz.

¡Cristo va a morir, Cristo va a morir! Por ti, por mí.
"¡Crucifícale! ¡Crucifícale! ¡Crucifícale!"