Vaso nuevo

Gracias quiero darte por amarme. 
Gracias quiero darte yo a Ti, Señor. 
Hoy soy feliz porque te conocí. 
Gracias por amarme a mí también.

Yo quiero ser, Señor amado, 
como el barro en manos del alfarero. 
Toma mi vida, hazla de nuevo. 
Yo quiero ser un vaso nuevo.

Te conocí y te amé. 
Te pedí perdón y me escuchaste. 
Si te ofendí, perdóname, Señor, 
pues te amo y nunca te olvidaré.