Paz, Seņor

Paz, Seņor en el cielo, en la tierra,
paz, Seņor, en las olas del mar,
paz, Seņor, en las flores que mueve 
sin saberlo la brisa al pasar.

Tú que has hecho las cosas tan bellas 
y les das una vida fugaz,
pon Seņor tu mirada sobre ellas
y devuelve a los hombres la paz.

Hoy he visto, Seņor, en el cielo 
suspendidas de un rayo de luz
dos palomas que alzaban el vuelo
con sus alas en forma de cruz.

Haz que vuelvan, Seņor, a la tierra 
las palomas que huyeron ayer,
y la llama que enciende la guerra
se transforme en la paz y el querer.

Paz, paz, paz, Seņor;
paz, paz, paz y amor. (bis)