Navidad sin pandereta

A Belén se va y se viene 
por caminos de alegría, 
y Dios nace en cada hombre 
que se entrega a los demás. 
A Belén se va y se viene 
por caminos de justicia, 
y en Belén nacen los hombres 
cuando aprenden a esperar.

Lo esperaban como rico 
y habitó entre la pobreza. 
Lo esperaban poderoso 
y un pesebre fue su hogar. 
Lo esperaban un guerrero, 
y fue paz toda su guerra. 
Lo esperaban rey de reyes, 
y servir fue su reinar.

Lo esperaban sometido, 
y quebró toda soberbia: 
denunció las opresiones, 
predicó la libertad. 
Lo esperaban silencioso: 
su palabra fue la puerta 
por donde entran los que gritan 
con su vida la verdad.

Navidad es un camino 
que no tiene pandereta, 
porque Dios resuena dentro 
de quien va en fraternidad. 
Navidad es el milagro 
de pararse a cada puerta 
y saber si nuestro hermano 
necesita nuestro pan.