Nadie fue ayer

Nadie fue ayer, ni va hoy, 
ni irá mañana hacia Dios, 
por este mismo camino que yo voy 
hacia Dios.

Para cada hombre guarda 
un rayo nuevo de luz del sol. 
Un camino virgen, 
un camino virgen, Dios.