María inmaculada (José María Seguido)

Como madre la mejor, 
fina perla en castidad. 
Eres madre del cielo, 
luz que alumbra el caminar, 
fiel sendero en la tiniebla, 
tú eres, madre, mi verdad.

Como un canto en el silencio, 
tu apellido es caridad. 
Tú supliste, María, 
ser ejemplo de humildad 
cuando quiso hacerse hombre, 
tu designio fue su voluntad.

María inmaculada, 
quisiste ser su madre, 
en tu vientre pudo 
el verbo morar. 
Fuiste tú escogida, 
oh, rosa, entre rosas, 
para ser su madre, 
la madre de todos, 
Reina de la paz.

Rosa mística, piadosa, 
es tu lema la verdad. 
Claridad en el cielo 
si de ti se oye hablar. 
Madre, quiero que en mi canto 
encuentres felicidad.