Los sueños (Getsemaní)

Si en realidad existieran los sueños 
le pediría a quien tenga el poder de cumplirlos 
que caiga en invierno una lluvia de rosas 
en esos hogares sin techo ni pan, 
que toque los ojos que miran con odio 
y que los convierta en palomas de paz.

Por si acaso un día los sueños 
pudieran cumplirse, 
es preferible soñar, 
es preferible soñar, 
es preferible soñar 
sin parar.

Ojalá el humo que vuela en el cielo 
fuera incienso quemado, besos de enamorados, 
castillos que un niño construye en el aire 
con bellas princesas, sin hadas del mal, 
o nubes inquietas que juegan bailando, 
cambiando al capricho de tu voluntad.

Que toda lágrima que hay en los ojos 
sea el origen del mar, manantial de corales, 
mensaje mojado dentro de una botella: 
"después del naufragio volver a empezar", 
o gota que esconde poderes extraños, 
que cuando la miras te lanza a volar.