La humildad de Dios (Javi Sánchez)

Mirad la humildad de Dios
y derramad ante Él vuestro corazón.
Mirad la humildad de Dios
y humillaos también vosotros.

Tiemble el hombre entero,
se estremezca el mundo y exulte el cielo
cuando Cristo, el Hijo de Dios vivo
se encuentra sobre el altar.

¡Oh, sublime humildad!
¡Oh, humilde sublimidad!
que el Señor del universo
Dios e Hijo de Dios
se humilla hasta el punto de esconderse
bajo una pequeña forma de pan
para nuestra salvación,
para nuestra salvación.