La fiesta del Señor (Erdozaín)

Aleluya, aleluya, es la fiesta del Señor. 
Aleluya, aleluya, el Señor resucitó.

Ya no hay miedo, ya no hay muerte, 
ya no hay penas que llorar, 
porque Cristo sigue vivo, 
la esperanza abierta está.

Cuando un hombre a tu lado 
ya no puede caminar, 
no le dejes de la mano, 
dale tu felicidad.

Cuando alguien te pregunte 
dónde está la libertad, 
que en tus obras él descubra 
que Jesús es quien la da.

Si delante de los hombres 
encendemos nuestra luz 
abriremos mil caminos 
para la resurrección.