Gloria in excelsis Deo

Gloria cantan los querubes 
por los montes de Belén, 
y el eco va de valle en valle, 
repite una y otra vez:

Gloria in excelsis Deo (2).

Ángeles en las alturas 
con sus voces de cristal 
van cantando: Gloria al Niño, 
a los hombres cantan paz.

Esta noche las estrellas 
nos conducen al portal. 
Con los ángeles del cielo 
entonamos un cantar.

Sueña el niño, sueña el ángel, 
sueños de la Navidad. 
Los pastores, bien despiertos, 
no se cansan de soñar.

Niño que de noche vienes, 
no nos dejes de mirar; 
si tus ojos se durmieran, 
el amor los abrirá.

Hoy se cumple su promesa: 
Nuestro Dios nos va a salvar. 
Con los ángeles cantemos 
para siempre su bondad.

Ángeles, llenad la tierra 
del anuncio celestial. 
Ángeles, tocad a gloria, 
ángeles cantad la paz.

Gloria demos a Dios Padre, 
gloria al Niño celestial, 
y al Espíritu la gloria 
proclamemos sin cesar.