Como pan que se parte (Javi Sánchez)

Como pan que se parte mi vida ha de ser, 
como el grano de trigo que se deja comer. 
Como vela que arde para dar luz 
consumiré mi vida en nombre de Jesús.

¿De qué me sirve todo el saber 
si en mi vida no hay lugar para el amor? 
Aunque muriera por defender la fe, 
sin amor nada soy.

El amor es paciente, es servicial, 
no es envidioso ni lleva cuenta del mal; 
todo lo excusa, todo lo cree, 
se alegra con la verdad.