Comiendo del mismo pan

Comiendo del mismo pan, 
bebiendo del mismo vino, 
queriendo en el mismo amor, 
sellamos tu alianza, Cristo.

La noche de su pasión 
cogió el pan entre sus manos 
y dijo: "Tomad, comed, 
esto es mi cuerpo entregado".

La noche de su pasión 
tomó el cáliz en sus manos 
y dijo: "Tomad, bebed, 
es la sangre que derramo".

La noche de su pasión 
nos dio el Señor su mandato: 
"Amaos unos a otros, 
lo mismo que yo os amo".