A ti que estás sentado

A ti que estás sentado en tu sillón,
atento o distraído, te reclamo.
Quiero que hagamos vida esta canción,
que ha Dios vayamos juntos de la mano.

Hasta ahora solo hablamos en teoría
de un mundo que sería más cristiano,
de un mundo que será solo teoría
si tu y yo, ahora, no hacemos nada por cambiarlo.

De poco servirán nuestros esfuerzos
si en la calle no hacemos que se noten
las palabras que alzamos a los vientos,
que Cristo sigue vivo en cada hombre.

Ya no valdrán ni peros ni disculpas,
que Cristo no es alguien con quién se juega.
Si nuestro mundo no cambia solamente será culpa 
de quién diciendo sí, luego reniega.

A ti que estás sentado en tu sillón,
quisiera que no olvides este rato.
Dios ha pasado por este rincón
y quiere que a Él vayamos de la mano.