A Ti levanto mis ojos (salmo 122)(Manzano)

A Ti levanto mis ojos; 
a Ti que habitas en el cielo; 
a Ti levanto mis ojos 
porque espero tu misericordia.

Como están los ojos de los esclavos 
fijos en las manos de sus señores, 
así están nuestros ojos en el Señor 
esperando su misericordia.

Como están los ojos de la esclava 
fijos en las manos de su señora, 
así están nuestros ojos en el Señor 
esperando su misericordia.

Misericordia, Señor, misericordia, 
que estamos saciados de burlas; 
misericordia, Señor, misericordia, 
que estamos saciados de desprecios.

Nuestra alma está saciada 
del sarcasmo de los satisfechos; 
nuestra alma está saciada 
del desprecio de los orgullosos.